top of page

El derecho a un océano limpio, sostenible y saludable

Los océanos son vitales para la supervivencia humana. Proporcionan alimentos, regulan el clima desplazando el calor por todo el planeta, mantienen la biodiversidad y ofrecen beneficios culturales y recreativos. Al absorber cerca del 90% del exceso de calor procedente de las emisiones de gases de efecto invernadero, los océanos desempeñan un papel fundamental en la regulación del clima. Proteger la salud de nuestros océanos garantiza que estos servicios esenciales sigan sustentando la vida humana.

 

Sin embargo, a medida que quemamos más combustibles fósiles para obtener energía cada día, liberamos más dióxido de carbono. Este dióxido de carbono actúa como una manta que atrapa el calor. Cuando el océano absorbe demasiado de este calor extra, no puede estabilizar el clima. 
Por lo tanto, debemos reconocer el derecho a un océano limpio, sano y sostenible como parte del derecho más amplio a un medio ambiente sano. Esto es especialmente importante dada la gran atención que se presta a la tierra en relación con el medio ambiente.

 

Además, al igual que el derecho a un medio ambiente sano, el derecho a un océano sano está interconectado con otros derechos humanos, como el derecho a la vida, a la salud, a la alimentación, al agua y a un nivel de vida adecuado. También abarca derechos procesales como el acceso a la información medioambiental, la participación pública en la toma de decisiones y el acceso a la justicia.

Los expertos internacionales en derechos humanos y los defensores del medio ambiente insisten cada vez más en la necesidad de proteger el derecho humano a un medio ambiente sano en el contexto de la gobernanza de los océanos.

El reconocimiento del derecho a un océano limpio, sano y sostenible ofrecería varias ventajas. Destacaría la importancia específica de la gobernanza y la protección de los océanos, garantizando las obligaciones de los Estados de prevenir la degradación marina, promover la biodiversidad, gestionar la pesca de forma sostenible y mitigar los efectos del cambio climático. Este reconocimiento impulsaría procesos de toma de decisiones inclusivos, garantizando que los grupos vulnerables y marginados, especialmente los que dependen del mar o viven en zonas costeras, puedan acceder a la información, participar de forma significativa y buscar justicia. También obligaría al sector privado a rendir cuentas por los impactos medioambientales, exigiendo a las empresas que actúen con la diligencia debida y establezcan mecanismos transparentes de reclamación. 
 

En general, este derecho apoya los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático, proteger la biodiversidad y promover el desarrollo sostenible, contribuyendo a la protección de las generaciones actuales y futuras.
 

Fuentes : 

1. The human right to a clean, healthy, and sustainable ocean, Nathan J. Bennett, Elisa Morgera & David Boyd, https://www.nature.com/articles/s44183-024-00057-7
2. La página web sobre derechos medioambientales de : Environmental and Human Rights Law | One Ocean Hub
 

bottom of page